Los jóvenes de hoy en día no tienen respeto por los valores de antes. Cuando yo era joven, respetábamos a nuestros ancianos y les escuchábamos, les ayudábamos en sus tareas como buenos nietos y, una vez llegaban a los ciento ochenta años, nos los comíamos. Pero los jóvenes de hoy tienen el descaro de no querer comerse a sus ancianos. Y eso no es lo peor; solo hay que ver cómo se relacionan entre ellos. Llamadme clásico, pero en mi época un chico conocía a una chica, la invitaba a salir, le pagaba la cena y luego mantenía sexo con ella en el restaurante, delante de todos, para seguidamente subir el vídeo a la holo-red. Y ahora a los jóvenes les ha dado… ¡por tener sexo en privado! Ya no respetan nada. ¿Qué locura será lo siguiente? ¿No drogarse? ¿Ser monógamos? ¿No matar? ¿Reciclar? Tal vez esté anticuado, pero añoro los valores tradicionales de cuando era joven.

Si quieres leer más del autor, visita MULTIVERSOEBOOKS

 

Anuncios